AMOR ANIMI ARBITRIO SUMITUR, NON PONITUR.
Elegimos amar, pero no podemos elegir dejar de amar.

Publio Sirio

SiempreConmigo...

lunes, 16 de enero de 2017

Hombres sin mujeres. HARUKI MURAKAMI


Saul Leiter,  selfportrait, 1942


… Un buen día, de repente, te conviertes en un hombre sin mujer. Ese día sobreviene de repente, sin mediar el menor indicio o aviso, sin corazonadas ni presentimientos, sin llamar a la puerta y sin carraspeos. Al doblar la esquina, te das cuenta de que ya estás allí. Y no puedes dar marcha atrás. Una vez que doblas la esquina, se convierte en tu único mundo. En ese mundo pasan a decir que eres uno de esos «hombres sin mujeres». En un plural gélido.
Sólo los hombres sin mujeres saben cuán doloroso es, cuánto se sufre por ser un hombre sin mujer. Por perder ese espléndido viento de poniente. Porque te arrebaten eternamente los catorce años (la eternidad debe de andar alrededor de los mil millones de años).
Convertirse en un hombre sin mujer es muy sencillo: basta con amar locamente a una mujer y que luego ella se marche a alguna parte. En la mayoría de los casos (como bien sabrás), son taimados marineros quienes se las llevan. Las seducen con su labia y las embarcan deprisa hacia Marsella o Costa de Marfil. Prácticamente nada podemos hacer frente a ello. También es posible que ellas mismas acaben quitándose la vida, sin haberse relacionado con ningún marinero. Frente a eso tampoco podemos hacer nada. Ni siquiera los marineros pueden.
Sea como fuere, así es como te conviertes en un hombre sin mujer. Todo sucede en un abrir y cerrar de ojos. Y una vez convertido en hombre sin mujer, el color de la soledad va tiñendo hasta lo más hondo de tu cuerpo. Como una mancha de vino que se derrama sobre una alfombra de tonos claros…

(Hombres sin mujeres. Haruki Murakami)





Gracias, Manuel Martinez-Carrasco
;-)



domingo, 15 de enero de 2017

DEBORAH TURBEVILLE


Debora Turbeville (Boston, Massachusetts, 1932 - Manhattan, Nueva York, 2013), fue una fotógrafa de moda estadounidense cuya obra es fuente de inspiración de multitud de artistas.






Deborah Turbeville es una fotógrafa pionera en saltar de la fotografía de moda a las galerías de arte. Ha sido una de las fotógrafos de moda más importantes y reconocidas desde mediados de los 70.


© Deborah Turbeville
San Petersburgo es el lugar donde la historia ha llegado a su fin, como un tranvía inmovilizado en el hielo.
Después de hacer la imagen, la destruyo.
La idea de la desintegración es realmente el núcleo de mi trabajo.



Biografía

Su madre la describía como "una niña tímida y asustadiza". A los 19 años, con la idea de trabajar en el teatro, se mudó a Nueva York, aunque terminó trabajando para el diseñador Claire McCardell (el diseñador que puso el jersey de lana en la pasarela). En esta ciudad comenzó su carrera como editora de moda en Harper's Bazaar (1963) junto al editor de moda Marvin Israel y el equipo de fotógrafos de la revista: Diane Arbus, Richard Avedon, Hiro, …

Hizo sus primeras fotos en Yugoslavia en 1966, pero eran bastante borrosas. Se las mostró a Avedon, al que le gustaron con desenfoque y todo, y él le enseñó la técnica fotográfica. No pasó mucho tiempo para que se diera cuenta de que su corazón estaba en la fotografía, y ya no ha dejado de hacer fotos desde entonces.

Fue en esta época cuando descubrió que girando la óptica de la cámara todos los elementos se trasladaban al "mundo del desenfoque". Éste es uno de los grandes hallazgos que se le otorgan.

Como fotógrafa de moda es la antítesis de Helmut Newton; sus imágenes son "mercancía dañada" y su fotografía se asemeja a Francesca Woodman.

El trabajo que le dio renombre internacional fue el encargo Bathhouse de la revista Vogue en 1975. Las modelos aparecían apenas vestidas, lánguidas, mojadas, con una apariencia desaliñadamente kitsch, con la sensación de encontrarse en algún lugar del pasado.

En una temporada que vivió en París en los 80, salía a la calle todos los días de 6 a 8 de la tarde en plan voyeur.

Vive a caballo entre Nueva York y México y todos los años pasa unos meses en San Petesburgo (Rusia) ciudad que inspira a Turbeville como ninguna otra, y en la que ha dado conferencias y clases.

Ha trabajado para casi todas Vogue, ha hecho anuncios para Ungaro, ensayos fotográficos para Harper’s Bazaar y ha retratado a Julia Roberts para la revista del New York Times.

En 2007, viajó con su cámara por Europa, "robando" preciosas instantáneas de personas y lugares, captando "realidades" que solo ella puede ver.

Su trabajo continúa atrayendo y excitando. Los artistas jóvenes buscan su dirección, consejo, sabiduría y sus siempre jóvenes perspectivas sobre la forma en que visualiza la vida.

Ha recibido diversos premios como el Lucie, el ICP Infinity Award, el Alfred Eisenstaedt Award y el  Fashion Group Lifetime Award en fotografía de moda.


Fuente: Cada día un fotógrafo / Fotógrafos en la red



jueves, 5 de enero de 2017

INVISIBILIDAD Y MILES DE MILLAS


Para Montse Mon
letras para millas y noches


Foto: MASAO YAMAMOTO


Con una mano
acariciaba la suerte
con la otra intentaba
calmar el recuerdo
los latidos

y como siempre
que presentía
el viaje el aire
el fuego
que sentía

el beso de los vivos

se mordía el labio
y se confiaba al norte
a la tersa geografía
de las millas de tu espalda
al ensueño de tu pecho
a ese otro lado de la cama

donde aún queremos
sin querer


y es ese mi amor
y a este lado se arrima,
respira, sonríe, y murmura
y se vuelve a dormir

ausente ya sin olvido
entregados a ninguno
y sin memoria

escondido en silencios
y secretos

que no mienten


naufrago
invierno

ya en tierra
de yerma,

insoportable,

la ingravidez
de la suerte

de la mala
de la buena


y ese es mi amor
de fruta prohibida
siempre con un pie
fuera de la cama

abrigandote
el desasosiego

la nieve que no cesa
ni la noche que cae

'inseparados'
todos esos verbos
aún a este lado
como sinónimos
presentimientos

que se abrazan
interminables
que se atan

hasta sin despertar
fundirse hasta
de amor

matarse
hasta morir

de pura
invisibilidad

 







miércoles, 4 de enero de 2017

JOHN BERGER / my heart born naked



'My heart born naked
was swaddled in lullabies.
Later alone it wore
poems for clothes.
Like a shirt
I carried on my back
the poetry I had read.

So I lived for half a century
until wordlessly we met.
From my shirt on the back of the chair
I learn tonight
how many years
of learning by heart
I waited for you.'


JOHN BERGER,
And Our Faces, My Heart, Brief as Photos





sábado, 17 de diciembre de 2016

Ensayo sobre el cansancio / PETER HANDKE







El camino normal es ir de la imagen del cansancio a la del insomnio, o, mejor dicho, en plural: voy a hablar de las diversas imágenes del mundo de los distintos cansancios.

Como para miedo fue, por ejemplo, en cierta ocasión, la forma de cansancio que pudo producirse junto a una mujer. No, este cansancio no se produjo, ocurrió, como un acontecimiento físico, como escisión. Y además nunca me alcanzaba a mí solo, sino que al mismo tiempo alcanzaba siempre a la mujer, como si, al igual que ocurre con los cambios de tiempo, viniera de fuera, de la atmósfera, del espacio. Estábamos allí tumbados, de pie o sentados; un momento antes, de un modo evidente, estábamos formando una pareja, y un instante después estábamos separados irremisiblemente.

Un momento como éste era siempre un momento de miedo, a veces incluso de terror; como cuando uno se cae de modo violento. '¡Alto, no, no!'. Pero no había nada que hacer; los dos estábamos cayendo ya, cada uno por su lado; cada uno a su cansancio más propio y particular, no al nuestro, sino al mío de aquí y al tuyo de allí. Puede ser que en este caso el cansancio fuera solo un nombre distinto para designar la carencia de sentimientos o la extrañeza, pero, por la presión que gravitaba en el entorno, era el nombre adecuado a la cosa.
. . .

'A media tarde.. un cansancio catastrófico irrumpió en el cine Apolo desde un cielo claro y despejado. Víctima de él fueron un hombre y una mujer, que, unidos hombro con hombro unos momentos antes, fueron catapultados, cada uno por su lado, por la onda expansiva del cansancio y, al final de la película, que por cierto se titulaba -Sobre el amor-, sin mirarse siquiera ni decir una sola palabra, siguieron cada uno un camino distinto que les separó para siempre'.

Sí, estos cansancios que separan le golpean a uno siempre con la incapacidad de mirar y con la mudez, no, no le hubiera podido decir: "estoy cansado de tí", ni siquiera un simple "¡cansado!" (lo que como grito común, tal vez nos hubiera podido liberar de nuestros infiernos particulares): estos cansancios nos quemaban la capacidad de hablar, el alma, sin dejar rastro. ¡ Si realmente hubiéramos tenido la posibilidad de seguir caminos separados ! No, aquellos cansancios hacían que los que por dentro estaban escindidos, por fuera, como cuerpos, tuvieran que seguir estando juntos. Y luego ocurría que los dos, poseídos por el demonio del cansancio, empezaban ellos mismos a tener miedo.

Miedo siempre del otro.




Peter Handke
Ensayo sobre el cansancio






jueves, 1 de diciembre de 2016

ASÍ QUE QUIERES SER ESCRITOR, ¿EH? / Bukowski



Saul Leiter 1949




ASÍ QUE QUIERES SER ESCRITOR, ¿EH?


si no brota de ti a borbotones
a pesar de todo,
ni lo intentes.
a menos que te salga por voluntad propia
del corazón y la mente y la boca
y las entrañas,
ni lo intentes.
si tienes que permanecer horas sentado
mirando la pantalla del ordenador
o encorvado sobre la
máquina de escribir
en busca de palabras,
ni lo intentes.
si lo haces por el dinero o
la fama,
ni lo intentes.
si lo haces porque quieres
mujeres en la cama,
ni lo intentes
si tienes que sentarte y
rehacerlo una y otra vez,
ni lo intentes.
si solo pensar en ello ya te cuesta trabajo,
ni lo intentes.
si quieres escribir como algún
otro,
olvídalo.

si tienes que esperar a que salga de ti
con un rugido,
entonces espera tranquilo.
si no llega a salir de ti con un rugido,
dedícate a otra cosa.
si primero se lo tienes que leer a tu esposa
o a tu novia o tu novio
a tus padres o quienquiera que sea,
no estás preparado.

no seas como tantos otros escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman escritores,
no seas soso, aburrido y
pretencioso, no te dejes consumir por el
narcisismo.
las bibliotecas  del mundo
se han dormido de
aburrimiento
con los de tu calaña.
no lo empeores
ni lo intentes.
a menos que te salga
del alma como un cohete,
a menos que creas que la inactividad
te llevaría a la locura o
al suicidio o al asesinato,
ni lo intentes.
a menos que el sol en tu interior te
abrase las entrañas,
ni lo intentes.

cuando de veras sea la hora,
y si estás entre los escogidos,
cobrará vida por
sí mismo y seguirá cobrándola
hasta que mueras o muera
en ti.

no hay otra manera,

ni la hubo nunca.



Ch.Bukowski



martes, 22 de noviembre de 2016

POEMA SOBRE LAS COSAS QUE NO SE TOCAN, PERO ESTÁN AHÍ / Kenit Folio.


© Saul Leiter


POEMA SOBRE LAS COSAS QUE NO SE TOCAN, PERO ESTÁN AHÍ.

La situación empeora con los teoremas. Los teoremas no explican el límite de la nitidez de la luz y la sombra. Esa sencilla singularidad de lo indefinido, lo inexplorable.
Sólo suponen.
Le dices, te llevo aquí, no puedo decirte en qué parte. Tu espalda descubierta debajo del contorno de mi mano, puedo asegurarlo.
Hablar de piel es una osadía, no existe, sólo la sientes. Apretarse para que no quede el silencio, no existe, lo escuchas.
Quitarnos el frío es lo bello. No decir nada, es lo absoluto, sólo el corazón con su ritmo de vida, y respirar y vivir es la secuencia que nos llevará hasta la muerte.
Lo imperfecto es lo inexplicable de por qué hay ojos que una vez se miran.
Lo imperfecto de un primer abrazo y la duda, y luego otro abrazo, y otra duda.
Cuando abrazas con ánimo de amar hasta que todo se acabe, Estas en un borde, en un lado lo que obedeces, en el otro la singularidad de lo desconocido.
Hoy la lluvia se equivoca.
No hay ninguna sospecha.
Estás aquí, no puedo decirte dónde.
Es un presentimiento.


Kenit Folio 
Nov 2016



miércoles, 2 de noviembre de 2016

LABYRINTHUS

Some poems are mazes, 
labyrinth with exit without exit, 
make you feel like you were dreaming 
like living in a dead end verses
in wich we lose in wich we have 
ourselves





quiero y no
quiero a pesar de quererte
que me quieras que me beses
que me anudes y no
que sin quitar abrigo
me desnudes

que me ames y no me ames
otra noche como la última
y una más, siempre de noche
como si fuera la única noche
en que te quiero y no quiero
estar y no

y confiar en verte
una vez más una sola vez más
una misma vez una vez única
siempre una más
para poder
no verte
más

y más allá
verte una vez más

quiero
saberte
y no quiero
saber más
acaso solo una vez
la única la misma
como la primera

no volver y volver
tan solo esa vez más
a comenzar

para poder sentirte siempre
quererte siempre otra vez más
quererte una única vez solo una
acaso la misma siempre
quererte por siempre

y más allá
amor



quererte más











martes, 1 de noviembre de 2016

NOVEMBER 1.1


Some poems are mazes, 
labyrinth with exit without exit, 
make you feel like you were dreaming 
like living in a dead end verses
in wich we lose 
in wich we have 
ourselves

sábado, 29 de octubre de 2016

AMOR EXTRANJERO


Foto: A. Palmerini


de qué sirve

compartir
el infierno
entero
si no eres capaz
de apresar la vida
al hundir tu rostro
y aspirar la paz

en su cabello
en su cuello

el olor
la calma



de qué
embebernos el vino
y esas perras penas
al exilio falso
de la ausencia
y otros astros


de qué abrir los ojos
al llorar para no ver

de qué esperar la muerte
sin estar para recibirla

sin amor
para vivir
para morir


si no es para
sentir
de súbito
toda la pasión
entera
la propia piel
alienada

que nos envuelve
nos revuelve
y nos devuelve
a las palabras
la música
la belleza

y a la verdad

del silencio 

ese único dios
taciturno
que escribe

con calcetines
de inconfundible
color de amor

la pagina en blanco
que es la vida cada vez
cada noche

cuando soñamos
como sabemos
soñarnos
al mismo ritmo
del alma misma
al rendirnos
a la certeza

de ser amor y latido
tan solo al respirar


cuando ahora
en la oscuridad
de los ojos
ocultos de la luna
nadie sabe tu nombre

nuestro nombre
de amor extranjero

amor
encerrado

en un cuarto oscuro



de qué la memoria
sin el propósito sin la presencia
sin el intento y los labios
que siempre besan
de qué perder
el norte
sin las manos
que te acarician

a la orilla
de cada intento

de cada poema

sin la atroz belleza
que es la trampa
de las olas
en su danza
desnuda



y sin saber
de la inocencia
ni la posibilidad
de la eternidad



del quererse

del mar  
y la sal












domingo, 29 de mayo de 2016

Para la revista Zozobra (II)


Adaptación de uno de mis poemas para la Revista Zozobra, 
con fotograma de "x confessions 2013" de Erika Lust.




sábado, 19 de diciembre de 2015

AMOR DE CUATRO LETRAS


"Y sin embargo hay noches en que crezco,
de puntillas, al filo de la aurora..."
María Rosal




Foto: John P. Dunnigan 


Para vivir diciembre
uno solo de sus días
para fotografiar
cada noche

en vela

para sangrar en verdades
en confesiones y en paz
cada error cada minuto
de traición a uno mismo

de soberbia acaso
y de no hallar lugar
en un mapa de repente
sin norte ni estrellas

para mover el corazón
a diario hacia esa luz
para no perderse
en la ira

ni cegarse
en la niebla

ni ausentarnos
en la cocina
ni escondernos
tras el silencio
ni distanciarnos
en copas de vino
de uva y veneno


para
de la distancia
hacer puente y mar

acaso besos
para la sed
y en ese viaje
en la comisura
de la piel

ternura.



Para sentir nuestro
el año que se acaba
para poder caminar
con el alma entera
en el abrigo y
en sus bolsillos
llenos de
tiempo

por escribir
por respirar
por acariciar
con fruicción

por estar
por ser y
por arder

juntos.

Es importante
dar un gran paso
antes de morir
otro año más
es necesario
para morir
elegir
dejar atrás
la falsedad

al vivir

y volver al inicio
y a su sonrisa


y al amor
de cuatro letras

que incondicional
se vuelve eterno
como siempre

a nuestros pies.



viernes, 11 de diciembre de 2015

ES DICIEMBRE



"Y si se ahoga, muera, por lo menos, 
sabiendo que se dirigía a la playa".
Fahrenheit 451, R. Bradbury


Para María Pérez, 
por su luz. 



Ante los ojos
de lo cotidiano
y del mundo,
otra noche

fría

es solo eso

ausencia

en la cocina
en el vientre
en las manos,
el espejismo
una caricia
como verbo
sin tacto

que todo lo dice
y todo sabe callar

al abandono de las gotas
en las sienes de la memoria
desabrigada

en tu pecho
al norte
de mí

no hay más
tras el cristal
acaso tan solo
sueños inacabados
de música y dudas
acaso la incertidumbre
de tus besos de ir y
del arte de venir

sin tu nombre
al volver

es solo eso
una falsa moneda
la traición de la mano
al no poder recitarte

solo hallar
cuánta verdad
cuánta piel cabe
en la soledad
de los versos

al norte
del mar
y de ti

en el horizonte
en toda su obscenidad

y en el espejo al mirarte
al dibujar en la orilla
tu imagen a oscuras,
de siempre
perdida.



Es diciembre
y es arder

es sentir la noche
es partirse el alma
es hallar la certeza
pero no es sólo eso

es también tristeza

y sin embargo,
también amor

que ya dentro de mí
que ya sin mí,
siempre

te amará.





lunes, 7 de diciembre de 2015

Para la revista ZOZOBRA


Adaptación de uno de uno de mis poemas y de una de mis fotografías 
para  el nº 1 de la publicación ZOZOBRA. 







jueves, 3 de diciembre de 2015

Bajo una pequeña estrella / Wislawa Szymborska

Foto: Jean Loup Sieff, série "Torses Nus"





Que me disculpe la coincidencia por llamarla necesidad.
Que me disculpe la necesidad, si a pesar de ello me equivoco.
Que no se enoje la felicidad por considerarla mía.
Que me olviden los muertos que apenas si brillan en la memoria.
Que me disculpe el tiempo por el mucho mundo pasado por alto a cada segundo.
Que me disculpe mi viejo amor por considerar al nuevo el primero.
Perdonadme, guerras lejanas, por traer flores a casa.
Perdonadme, heridas abiertas, por pincharme en el dedo.
Que me disculpen los que claman desde el abismo el disco de un minué.
Que me disculpe la gente en las estaciones por el sueño a las cinco de la mañana.
Perdóname, esperanza acosada, por reírme a veces.
Perdonadme, desiertos, por no correr con una cuchara de agua.
Y tú, gavilán, hace años el mismo, en esta misma jaula,
inmóvil mirando fijamente el mismo punto siempre,
absuélveme, aunque fueras un ave disecada.
Que me disculpe el árbol talado por las cuatro patas de la mesa.
Que me disculpen las grandes preguntas por las pequeñas respuestas.
Verdad, no me prestes demasiada atención.
Solemnidad, sé magnánima conmigo.
Soporta, misterio de la existencia, que arranque hilos de tu cola.
No me acuses, alma, de poseerte pocas veces.
Que me perdone todo por no poder estar en todas partes.
Que me perdonen todos por no saber ser cada uno de ellos, cada una de ellas.
Sé que mientras viva nada me justifica porque yo misma me lo impido.
Habla, no me tomes a mal que tome prestadas palabras patéticas y que me esfuerce
después para que parezcan ligeras.



Wislawa Szymborska

De: “Hasta aquí” (Su último libro publicado de forma póstuma) – 2009

lunes, 28 de septiembre de 2015

MEDIO MORDIDA

Besos, Cinema Paradiso




recorrerte
al fin y al cabo

en toda tu extensión
de noche de invierno,
de noche de mar
en toda su profundidad,

hacia el norte
en todas las lunas y
en todas las sábanas
hacia el calor del sur

para anidar en tu piel
a dormir una siesta
lo que el sueño
y las sonrisas
duran

a saludar los años
cuando pasen
a la piel, infieles

mientras escuchamos
canciones de amor

a beber la infinitud
del vaso en calma
y bebernos
en cada naufragio

como si fuera el único
como si fuera el último


mientras
confesamos
en silencio
tanta ternura
en secreto
tanto deseo

y tanta belleza
en la manzana

mordida.





martes, 22 de septiembre de 2015

Y NO DESPERTAR

Jean-Louis Trintignant en El Conformista de B. Bertolucci 1970


Nada más bello que imaginar
los poemas que me restan
quizás tantos bailes
tantos instantes

de tanto sentir

los mordiscos
del tiempo
los pisotones
y la eternidad
en el nombre
de la piel.

Nada más cruel
que presentir
que soñar
que estás


y despertar

con las manos frías.





sábado, 19 de septiembre de 2015

COMO ARDER



Foto: Dominique Torent


caminarte toda
la noche

y calle abajo
hacer nuestro
el pecado

mojado
como cuando llueve

arrodillarse nomás
a hundir tu rostro
y beberme
del ombligo

más allá del deseo

esa pequeña muerte
que sube por los muslos
y se aferra a mis caderas
con sus manos mordidas
olor a paraíso puro
y sudor que abrasa
en gotas que tropiezan
y caen sin llegar a caer
y sin red
en tu mirada
que recorre cada curva
y se detiene a respirar
a descansar
sobre mis pechos
a lamer lunares
a inventarme
idiomas desconocidos
que me acarician



hasta ombligo abajo
y hacer nuestra
en la distancia

la casa

y la sed
de la piel

de sus coordenadas
polares y bipolares

y los labios del mar
entre gemidos

y la cara de la luna
húmeda y oculta

que se jadea entera
y el infierno entero

empapados




como cuando de pronto
rompe a arder.








lunes, 31 de agosto de 2015

ESE AMOR

Foto: Nieves Bruxina 


ese amor
que lo mismo llega
que lo mismo besa
que desata que lía
que abraza
ese amor
que nos hace
que es colchón
que es corazón
y piel y piedra
y seda
y sed
ese amor
que se desnuda
que viene que juega
que nos desnuda
que lo mismo mata
que muere
que arde que quema
que escuece
que canta que calla
que sueña
que todo lo da
que siente
que se siente
caricia y tiempo
y reloj celoso
ese amor
que funde que sabe
que trae que fluye
que es dulzura
y es veneno y es gota
y ombligo
que naufraga
que se desliza que lame
que abrasa
que está que siente
y es presencia
que vuela que late
que se atreve a ser
delirio y aliento
deseo
ese amor
que es sonrisa
que huele a café
que nos pinta los ojos
y la vida, de negro
carbón y de mentiras
cuando se antoja
ausencia y canción
de amor

que alguna vez va
y sin saber porqué
regresa y enloquece
ese amor que enreda
que nos engaña
que nos quita
que baila alrededor
que nos deja
y nos echa de menos
y nos echa mucho de más

que es paraíso
y manzana

que siendo
en el universo
el más poderoso,
el pobre
se conforma
se miente
y se me mete
y se me queda
acurrucado
adentro

como
a querer
de repente
de noche
no ser
ni estrella ni luz
ni faro ni luna
en el mar

como
a querer
de repente
despertar
a ser
sin dudar
sin duda

ese

amor.











domingo, 23 de agosto de 2015

COMO SI FUERA


Foto: Dominique Torrent



Si fuera posible
desenredar mi amor
como si fuera
un sueño,
y besar

a despertar tus ojos
y tus dos manos.

Si fuera posible
llevar la ausencia
y desnudarse
como si fuera
la piel,

a caricias
y en silencio
desatarnos.

Y si fuera posible
ser luz de estrella
que excitada
va y se fuga
y se extingue,

y como si fuera
un único deseo
que se escurre,
que del ombligo
en la terneza
resbala y
a la infinitud
desciende.

Solo si fuera posible
jadear palabras
no escritas
de retornar
a la libertad
de nacer

como el sol sabe
como la luna sale



y si fuera así
posible

librarnos
burlarnos
de las rasgaduras
y del abandono
de las puertas
que no saben

y del desafío
que siempre nos fue
la extrema belleza
de la puta vida
y el olvido.